Purapanza

$500

Antes, cuando papá decía que la panza de mamá tenía olor a paraíso, yo le decía que no y nos peleábamos. Porque papá me contestaba que para qué hablo si yo no conozco el olor del paraíso. Y yo le decía que a mí no me importa porque él ni siquiera conoce la panza de mamá. Porque yo estuve ahí y él no, y nunca va a estar. La historia, tan antigua y tan nueva, de un niño y una Panza.

Compartir: