La vaca de mi abuela

$590,00

En cuestión de mascotas hogareñas… bueno, hay de todo. Una vaca bien podría serlo, ¿por qué no? Eso sí, no en su tamaño real, sobre todo si se vive en un departamento. Pero si la vaca es chiquita, muy chiquita, chiquitísima, mínima, minimísima… ¿qué pasaría?

Eugenia De Micheli

Editorial Del Naranjo

Compartir: