10 maneras de esconder un rinoceronte

$540,00

A veces, en la calle, te encontrás con un gato o un perrito perdido y sin hogar.
Y a veces, te encontrás con un rinoceronte. Uno de verdad, con todas las letras y todos los kilos.

Uno de esos rinocerontes prehistóricos que no entran en la foto, que no están preparados para viajar en la cartera de la dama o en el bolsillo del caballero.

Y si lo acariciás y le das un poco de pasto, seguro que enseguida te encariñas y querés adoptarlo.

Pero sabé que no es tarea fácil. Primero vas a tener que convencer a tus padres.

Y para eso, para charlar en familia, hay que esperar el mejor momento. Mientras tanto, no te queda otra que esconder al rinoceronte. Y aunque no lo creas, esconderlo puede ser más fácil que convencer a tus padres de que vos vas a ocuparte de cuidarlo.

 

Liza Porcelli Piussi

 Alex Dukal

Editorial Quipu

Compartir: